Manzanas crujientes.

Este postre es rápido, rico, fácil y económico. Además, puedes acompañarlo a tu gusto...
Vaya, no es una de esas recetas que te ponen a prueba. Para nada.
Sólo necesitas 5 manzanas (reineta, a poder ser), 150 g de harina, 100 g de mantequilla y  150 g de azúcar.
En 15 minutos está preparado y en 45, horneado.
Elaboración:
1. Precalienta el horno a 170ºC
2. Pela las manzanas y trocéalas (a cascos, tamaño bocado). Poner sobre una cazuela de barro o fuente refracraria de horno previamente pintada con mantequilla. Espolvorear un poco de azúcar por encima (más azúcar a mayor acidez de la manzana).
3. Hacer una masa con la mantequilla (blanda, pero no derretida), la harina y el azúcar.
4. Colocar esta masa sobre las manzanas. Aunque quede a modo de "pegotitos", no importa porque luego se une todo en el horno.
5. Hornear y servir templado.
¿A que es fácil?
Puede servirse así mismo o acompañar con salsa de chocolate, o frutos secos, o salsa de caramelo, e incluso con una bola de helado de vainilla.
¡Las manzanas no tienen mucha fama pero dan mucho juego! Ya me dirás si les ha gustado a los tuyos.


Comentarios