FINALIDAD DEL BLOG

Queremos ir aportando experiencias que sean prácticas y aplicables a tu casa en el amplísimo mundo de la alimentación.
Entendemos que es muy importante para cada persona poder acceder a una nutrición adecuada a sus circunstancias en su propia familia.

viernes, 14 de agosto de 2009

Alimentación sana en verano: generalidades

Nuestra actividad en la época de verano cambia radicalmente, esto se debe a un montón de factores que afectan de modo directo en nuestra manera de cocinar y de comer: las vacaciones, el calor, los amigos, las excursiones, las fiestas, la playa, etc hacen que nuestra alimentación sea diferente a otras épocas del año.

Como ya hemos citado, hay un montón de factores que alteran nuestra forma de cocinar, con el calor y las vacaciones gustan más las comidas frescas y estamos más en la calle y menos en la cocina. Los horarios al ser más relajados hacen que nos acostemos más tarde y nos levantemos también mas tarde, pero no por ello tenemos que saltarnos el desayuno: El aporte de hidratos de carbono, calcio y vitaminas nada mas levantarnos es muy importante. Un vaso de leche, una tostada de aceite de oliva con tomate o un zumo de frutas, un yogurt y cereales aportan todo lo que necesitas para empezar el día con energía.

Comidas, excursiones, meriendas y cenas.


COMIDAS
Alimentos más ligeros y refrescantes es lo que buscamos a la hora de comer. Los cocidos, asados o alimentos condimentados se hacen pesados en verano. Además estamos menos tiempo en la cocina por lo que alimentos rápidos de cocinar son más asequibles para esto las ensaladas bien compuestas, y las carnes poco grasas y pescados a la plancha son muy aconsejados. Las verduras aportan gran cantidad de vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra. Éstas también se suelen tomar en forma de gazpachos o vichisoisse ya que frescas son más apetecibles y aportan a demás de lo anterior citado, gran aporte de líquido que necesitamos para recuperar el equilibrio hídrico que perdemos por el calor. La fruta fresca que nos ofrece ésta temporada es lo más aconsejado, además de su rico y variado sabor, aporta gran cantidad de vitaminas, minerales, agua, fibra y antioxidantes.
Los helados son uno de los postres que más tomamos en verano, hay que tener en cuenta que los helados de hielo aportan agua y azúcares, y que los helados cremosos aportan proteínas y calcio. Disfrutar de los helados es un buen recurso para combatir el calor.
Esto mismo se puede trasladar al restaurante, platos que sean nutritivos pero ligeros son los más adecuados para el verano.


EXCURSIONESComidas fáciles de tomar, variada y refrescante es lo más adecuado. Una opción muy nutritiva es una buena ensalada de verduras variadas: tomate, lechuga, pepino, pimiento, zanahoria, cebolla, aceitunas, alcaparras, espárragos, etc., que puede enriquecerse con queso fresco, huevo duro, pollo, jamón york o atún, con trocitos de fruta fresca como manzana, kiwi, piña, mango o incluso de frutos secos como nueces, o frutas desecadas como uvas pasas o ciruelas pasas. También las ensaladas de pasta, arroz o legumbres entran muy bien.
Un buen bocadillo de pan con pollo, lomo de cerdo, atún, queso, jamón, tortilla francesa o de patata, son un aporte adecuado de proteínas en nuestra dieta. El pan además puede ser muy variado: pan blanco o integral, de semillas, de molde integral, pan de perrito, o tipo hamburguesa... para hacer menos rutinaria las salidas.
Cuando hacemos barbacoas, es mejor elegir carnes poco grasas, pescados firmes como el rodaballo, mero, rape o cazón (los de carne más frágil, mejor a la parrilla) y dé prioridad a las verduras (calabacín, berenjena, pimiento, tomatitos, etc.).

MERIENDA
Una merienda que nos quite el gusanillo de la media tarde hasta la cena ha de ser ligera pero con poder de saciedad. Un lácteo (leche, yogurt, queso fresco...), cereal (galletas, pan tostado...) y una fruta nos ayudará a llegar a la cena con energía contando que las tardes se alargan en verano y las cenas son más tarde.Para los niños los batidos de frutas o chocolate y los yogures líquidos son una merienda siempre bien recibida por su color y sabor, por lo que pueden alternarse con la leche. Éstos, aparte de hidratarnos, son de gran valor nutritivo, aportan el calcio y proteínas de la leche y un valor calórico añadido que depende principalmente de la cantidad de grasa y de los ingredientes que se añaden como chocolate, azúcar, edulcorantes, frutas, cereales, etc.

CENASLas cenas han de ser ligeras pero de buena compañía. En las cenas veraniegas se puede consumir pasta y sopas, pescados a la plancha... han de ser ligeras y sabrosas.

No hay comentarios:

Licencia de Creative Commons
Alimentación sana en casa by Marta y Alicia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported License.